B i e n v e n i d o / W e l c o m e

Archivo para la Categoría "Crónicas banales"

De porqué odio los Martes. De porqué amo los Jueves. (Conversaciones banales que parecen crónicas que a nadie interesa. Parte I)

Demostraré aquí que mediocridad son los martes y su equivalencia bajo un recuento semanal. Bien, aquí voy:

Es Lunes, los lunes son un visaje, pero bueno es Lunes y arrancas, OK vamo’ con toda, energía full después de superar la terapia de enfrentarse ante lo que es arrancar, pero es el impulso para el resto de semana. Llega el marica Martes es como, mmm una meseta, un intersticio, una creación intermedia, estás llegando a la cúspide del esfuerzo semanal; es eso, una subida jarta como todas las subidas; te cuelgas, vas colgándote donde no perseveres con la energía del lunes, puedes terminar arrastrando la misma actitud durante la semana. El viernes en éste punto está muy lejano, incluso que desde el mismo Lunes, pues el Viernes pasó antes de antier. El Martes es lo más incómodo, para asimilar es como un bocadillo veleño sin leche, y el bocadillo veleño que se ha caído al piso!

…llega el Miércoles, bien, perfecto, ahí estás en la cumbre, ya CORONASTE, te encuentras a la mitad oficial, miras para atrás y dices “OK, si hice esto de allá pa’ acá, puedo hacer lo mismo de aquí pa’ allá.”Sabes que desde ahí lograste o no lograste nada, lograrás o no lograrás nada, desde lo alto puedes divisar panorámicamente con mayor claridad para organizar o desorganizar, no es el frio lunes, pero tampoco el caliente viernes, es templadito, es como esos climas tolerantes, intermedios y sabrosos como La Mesa o La Vega Cundinamarca.

El Jueves es genial, mas chabacanería, no es tan ruidoso como el Viernes, hay bulla sí, hay más calentura sí y sí hay farra, pero es prudente, hay un día más de responsabilidad intersemanal. Ahhh los JUEVES, mejor si son soleados y de cielos despejados. Es como que si ya estas a un cuarto de camino y si te ha ido bien en la semana pues se fue sólo, ya ves el final, lo vislumbras a corta distancia, te fue bien en la semana y hueles la victoria, (aún no la saboreas, eso es mañana) sabes bien que en 24 horas de noche, sea el plan que sea estarás mejor que el lunes en la mañana, ¡eso Sí!

…el jueves tipo 6pm llevas el piloto automático, si fuera una carrera, te dejas llevar por la fricción del viento y el movimiento d tus piernas, recuerda que vas ganando a todos y si no fuera así, pues piensas ” Mierda, finalmente mañana es viernes porque ya quiero que se acabé esta semana.” 

¡Es VIERNES! estás en algo así como una costa Brasilera, así llueva y seas un gamín en Brasil, no importa, está caliente el mar es azul, las arenas amarillas, las montañas muy verdes, las nubes muy blancas. No extrañamente, ni en vano las mujeres se arreglan más, lucen más bonitas e incrementan su belleza, es noche de viernes y se puede atravesar alguien igual o más bello.

Les han dedicado más canciones a los Viernes y Sábados que a un funesto domingo, un triste lunes o un mediocre martes. Pareciera que la gente sonriera más, la semana se acabó, no más rutina y hay que celebrar es la premisa regular, porque esa noche un 70% de tu ciudad, tu país y esa misma latitud en el mundo, está volviéndose imbécil con una alegría banal, efímera y etérea como el pasar de esas mismas latitudes enfarradas, rotando sobre el eje terrestre.

El Sábado, si no hay que levantarse temprano o bueno, incluso así, es otra voz, puedes repetir la hazaña de anoche o desembarrarla, el fin de semana son como unos pits, un entre tiempo de un partido de fútbol, un interludio donde te repones del agite de la semana recién fallecida.

El Domingo, trae una salud e higiene cansoncita y moralista; hay misa para los feligreses, hay cicloruta para el deportista, hay salpicón para el sediento, hay sancocho o pollo frito para la familia, hay fútbol para el hincha, hay recuento de noticias para el periodista, hay series y películas para el televidente. El Domingo también trae una nostalgia general consigo misma, hay la mayor tasa de suicidios presentada entre el Domingo en la tarde y el Lunes en la mañana tremenda y bárbara en el mundo, apenas comprensible, tenerse que enfrentar a la tragicomedia de esta vida y la del Lunes nuevamente…

…es Lunes, los lunes son un visaje, pero bueno es Lunes y arrancas.

 

FIN.

(Esta nota la escribí un Jueves, de haber sido un martes, no hubiera podido!)

 

 

– Nestúm Wheathoney.

 

04/08/2011