B i e n v e n i d o / W e l c o m e

Archivo para junio, 2005

“Romeo&Julieta a 3/4”

"Romeo&Julieta a 3/4"

"Así muero, con un beso…"  

UN lugar como Verona, casi exacto se traza un barrio, calles, iglesias, personas atiteradas, conflictos regulares de impaciencias conocidas, experimentadas por la vaga idealización que muchos pocos hacen de otros pocos; lo anterior es eventual y recurrente entre la gran mayoría. Con el tiempo, las adversidades; Padre separado, madre y hermana encarnan su propia familia, de fino linaje aunque en apariencias vanas. Ellas dos, entes sobre-protectores apenas lógico, quienes esgrimen a esta doncella rebelde, amada mía, oyente frenética de garage rock y punk, de converse anaranjados o botas negras brillantes, maquillaje casual, complicado hallarlo retocado en sus delicados rasgos, sobre sus pestañas, labios y mejillas claras pautando su rostro netamente femenino, ausente de algún rasgo fuerte. Insaciable ella por conseguir las municiones a sus armas que defiendan lo que bien puede no importarle o trascenderle y determinarle senderos a optar. De un natural espíritu indomable y sugestiva autonomía de temer, más aún así una noble dama perseguida por melodías bellas que a su vez persigue, dejando una estela fucsia en rostros sepias, es víctima fatal de ser tan cautivante en compases de silencios prolongados y armoniosos entre sí. Su señora madre por encima de todo, figura dictatorial quien subestima a mas no poder a esta ingenua fermosura, quién intolerantemente hermética niega algún idilio, pero no es mas antagónica que nuestro destino propio, el mismo destino de historias shakesperianas, de un Romeo y una Julieta.  

Encarnadas  mis contrariedades, no en mi familia impidiendo amarnos, ellos no… sino en las vicisitudes y el destino, fantasma iluso seductor de prendas ahumadas que lucha contra los lastres pequeños de la racionalidad y metodología… 3 libras de indolencia y sarcasmo diáfano… Sobrevivimos d’entre el grandilocuente enredo ella y yo, tan solo ella y yo, escondidos cada uno en el otro, refugiados cual pensamiento instintivo atrae nuestra mente para brindarnos placer egoísta que el humano desea intensamente hacer vívido y convertir toda alegoría a la realidad, con cadencias inexactas adornando nuestra antesala… Sublimes ella y yo, escape como refugio mismo cada uno del otro, como las fragancias huyentes de las personas, cada mañana en que pueden completar su acicalamiento y maquillar sus infortunios. Engrandece la proeza y estira la afabilidad en mí esos momentos mutuos que han constituido una larga novela de variables capítulos, tan deliciosos e intensos que a pesar de conocer un final seguro, lo repetiría en miles de ocasiones a su lado, con ella como mi religión, yo como su perdición y viceversa.  

Nunca preferiré en mi vida ni siquiera por dos segundos, el que ella sufra por mí para recordarme, jamás, entonces prefiero terminar formal este capitulo y separar nuestros días sin el otro, más de lo que se han dilatado, sin las limitantes que acuden un noviazgo, aguardando que ella pueda alcanzar la media década que nos separa, nos vigila y que a terceros pesa más que el cariño, la empatía y amor que procuramos no descubrir de un grueso manto por no enfriarlo. Y para cuando ella logre alcanzar vehemente mi punto, yo ya estaré mucho mas allá retirado siempre por los años que no son vulnerables a romperse, estaré siempre más allá. Esperando a encajar nuestras almas antes que por error: previo a huir conmigo, ella duerma profundamente, yo tome veneno muriendo y al despertar ella se hiera de muerte.    

"Con eterno respeto a su divina esencia, desalmada LOLO"
                                                                                                                     Nést                                                                                                                                            " Prophèt Perdu"